El verano es la estación preferida para la mayoría, ya que significa vacaciones, diversión y descanso. Sin embargo, cuando acaba el periodo estival y hay que volver a la rutina…corremos el riesgo de que nos dé el bajón y todo nos cueste un mundo.

Si sentimos falta de energía o motivación y  tristeza, es que hemos caído en el llamado síndrome postvacacional. Se calcula que un 35% de los trabajadores españoles lo sufren.  Sus síntomas son la apatía, seguida por el cansancio y la concentración para realizar las tareas.

Las personas que no trabajan también pueden ser víctimas de este síndrome, ya que el hecho de no tener un trabajo remunerado no significa que no se tengan responsabilidades y tareas rutinarias.

Desde ELLA rural queremos proponeros un plan muy completo para combatir el estado postvacacional y empezar el otoño con mucha energía positiva e ilusiones renovadas

Tu actitud puede convertirse en tu mejor aliada o en tu peor pesadilla. Mantener una actitud positiva, realista y proactiva es lo mejor para hacer más llevadera la vuelta a la rutina

Estos son los consejos prácticos que te proponemos

  • Llévate tus buenos recuerdos de vacaciones contigo.

Organiza tus fotos de estas vacaciones en carpetas e imprime la más bonita en un lienzo, almohadón, manta o funda de móvil. Encontrarás en internet varias empresas que se dedican a ello

 

  • Ver el lado positivo de la vuelta al cole. (SL)

Siempre hay una lectura positiva en todas las situaciones.  Busca argumentos por los que sentirte feliz de la vuelta al trabajo. Hacer una lista y escribirlos ayudará a ejercitar la mente y a sentirse mejor . Propón a tus amigos este juego , gana el que le salgan más. Seguro que te salen unas cuantas! (SL)

 

  • Rodéate de frases positivas:  (SL)

No tienes más que buscar en internet para encontrar cientos de frases positivas de lo más ingeniosas. Las venden en camisetas, vinilos , imanes para la nevera, pegatinas….  Llenar tu entorno de frases positivas dibujará muchas sonrisas, tanto tuyas como de la gente que esté a tu alrededor

 

  • Sé agradecido con la vida: (SL)

A lo largo del día también nos pasan cosas buenas. Unas palabras amables, unas risas a la hora del café, una llamada telefónica de alguien que se preocupa por nosotros… Agradecer esos pequeños detalles nos conecta con nuestra parte más humana y nos ayuda a tomar conciencia de todo lo bueno que nos rodea.
No dejes de dedicar una sonrisa o un simple “gracias” a esas personas que hacen del mundo un lugar mejor. Un ejercicio muy recomendable consiste en hacer una lista de agradecimientos del día al acostarse. Poner la mente en modo positivo te ayudará a conciliar un sueño mucho más agradable

 

  • No te dejes invadir por pensamientos negativos…(SL)

Si una situación te obsesiona hasta el punto de envenenarte con pensamientos al respecto, corta. Dar vueltas en la cabeza, una y otra vez, al mismo tema sólo incrementará tu ansiedad y tu sensación de falta de control. No lo permitas.
Sal a la calle a dar un paseo, juega con tu perro o escucha tu canción favorita: lo que sea con tal de cortar esa cascada de pensamientos que no te llevan a ninguna parte. Esta desconexión de las preocupaciones es fundamental para poder solucionar los problemas o dificultades de la vida con objetividad y eficacia.

 

  • Fuera el estrés: (SL)

. Si ves que el estrés asoma a tu puerta, corta de golpe para intentar ponerte en modo zen . Muchos estudios muestran que respirar profundamente ayuda a relajar tu sistema nervioso y energizar tu cerebro mejorando su enfoque y creatividad

 

  • *No te agobies por el trabajo pendiente. Paso a paso: (SL)

La incorporación al trabajo y obligaciones debe ser paulatina. Es habitual que al llegar de vacaciones tengamos muchos correos electrónicos o trabajo atrasado y que nos cueste centrarnos. La clave está en no intentar hacer todo el primer día y no agobiarte pensando en todo lo que tienes que hacer. Date tiempo para adaptarte a la rutina del día a día y no seas excesivamente exigente contigo mismo.

 

  • Gestiona tu tiempo para sentirte mejor: (SL)

Muchas veces tenemos tantas cosas que hemos ido dejando para las que nunca encontramos hueco, que se van quedando en la recámara provocando una desazón que siempre está ahí al fondo como un run.run. Es el pepito grillo de la pereza que nos martillea cuando inconscientemente nos ponemos a matar el tiempo para eludir el deber. No hay nada peor que la sensación de estar perdiendo el tiempo para sentirse mal con uno mismo. En cuanto esta sensación comience coge papel y lápiz para apuntar todo lo que tienes pendiente. Luego ordénalo por orden de prioridades, lo más urgente primero, lo que pueda esperar detrás. Cuando tengas esta lista hecha no se te amontonará todo, sabrás por dónde empezar. Coge el toro por los cuernos y empieza por la primera. Cuando la taches de la lista te sentirás francamente bien.

 

  • Ponte retos concretos: (SL)

Si tienes un negocio márcate una meta empresarial como una nueva estrategia de marketing y diseña un plan de acción. Si no trabajas o lo haces por cuenta ajena ponte metas personales, como adelgazar x kilos o dejar de fumar. Un nuevo reto le dará a tu cerebro la oportunidad de enfocarse en otra cosa dándote la energía necesaria para seguir avanzando.

 

  • Tu lista de deseos:  (SL)

Cómprate un cuadernito para ir apuntando un deseo o un sueño cada vez que pienses en ello. Desde los más pequeños como un plan para un viaje u organizar una fiesta sorpresa para un ser querido, como retos más importantes como idear una ong para ayudar a los demás, diseñar un negocio haciendo lo que te gusta o buscar un terrenito para la casa de tus sueños. Abre tu mente para descubrir todo aquello con lo que puedas soñar pensando que querer es poder. Esto le dará a tu cerebro algo positivo en lo que se pueda enfocar. Ir tachando los sueños cumplidos es una de las mayores satisfacciones de la vida.

 

  • *Realiza actividades saludables y serás más feliz: (SL)

Es fundamental interiorizar la necesidad de cuidar la salud con una dieta equilibrada que nos hará sentir mucho mejor (somos lo que comemos). Además debemos complementarlo con algún ejercicio físico; realizando alguna actividad deportiva generamos endorfinas, las cuales actúan como neurotransmisores del placer y son las responsables de provocarnos sensación de felicidad. “Mens sana in corpore sano”

 

  • Disfruta de un sueño reparador: (SL)

Si no estás descansado tu equilibrio emocional se ve muy afectado. Con sueño es muy difícil estar al cien por cien, ni física ni anímicamente.. Aunque en tus vacaciones hayas podido trasnochar y dormir de más o de menos, es importante que regularices tus ritmos de sueño tras tu vuelta al trabajo. Pero no de golpe. Retoma poco a poco tus ritmos de sueño. Dar un paseo o cualquier otro ejercicio suave después de cenar hará que te acuestes cansado y favorecerá el sueño.

 

  • Modera el consumo de alcohol y cafeína. Tu cuerpo y tu mente te lo agradecerán (SL)

El alcohol es un depresor del sistema nervioso central que puede agravar los síntomas de apatía, depresión y astenia provocados por el síndrome postvacacional. El café y las bebidas con cafeína, por su parte, agudizan los síntomas de estrés.

 

  • Nunca dejes de divertirte: (SL)

 Que se hayan terminado las vacaciones no significa que no puedas divertirte. Organiza tu tiempo libre. Intenta dedicar unas horas del día a ti mismo y a las cosas que te gustan, así desconectarás durante un rato y no verás tantas diferencias con las vacaciones. Haz planes durante los fines de semana . Si prefieres quedarte en casa busca un hobby: Tener un hobby no sólo te ayudará a divertirte, las aficiones también ayudan a combatir la ansiedad y el estrés.

 

  • Orden y limpieza en tu mente y en tu entorno: (SL)

El orden o desorden de nuestro entorno es el reflejo de nuestro estado mental, equilibrado o caótico. No hay nada más agobiante que ver una montaña de papeles cuando entras a la oficina. Aunque es mejor dejar tu lugar ordenado al acabar, tómate un par de horas para comenzar , pensando un sitio para cada cosa y colocando cada cosa en su sitio. Un ambiente ordenado y limpio es infinitamente más agradable y te proporciona sensación de bienestar, además de ahorrarte mucho tiempo y angustia en buscar cosas que no encuentras. El orden y limpieza de tu casa también es muy importante para crear un entorno acogedor que te levante el ánimo, tanto por el sentido de la vista como el del olfato . Entrar en tu hogar y que te invada tu aroma preferido es un estímulo fundamental para que tu ánimo esté por las nubes. Siéntete bien poniendo velas, flores aromáticas , aceites esenciales o barritas de incienso en lugares estratégicos.