Editorial

Estimados lectores:

 

Esta es mi primera carta dirigida a vosotros, en el primer número de nuestra recién nacida yELLA rural, Una revista que ve la luz con la intención de ser una ventana que muestre al mundo rural más desconocido, con todo lo enriquecedor que se ha perdido en la trepidante y acelerada vida de las ciudades, y al mismo tiempo acercar a las personas de los pequeños pueblos a la gran urbe y todas sus tendencias y novedades, que muchas veces no llegan a vuestros rincones o lo hacen con mucho retraso,

Corrían los años sesenta… y  los primeros jóvenes comenzaban a marcharse a la ciudad en busca de un futuro mejor, ya que en los pueblos no había progreso ni posibilidad de formación.

Ha pasado más de medio siglo y ahora son muchos los jóvenes que huyen de las ciudades, ese mundo competitivo donde el trabajo es precario muchas veces, donde la falta de tiempo te impide tener tiempo para ti mismo, donde impera la comida basura, los atascos con su monóxido de carbono o los precios prohibitivos por una casa. Muchos pueblos que estaban casi en el abandono se están repoblando de parejas jóvenes en busca de una vida más tranquila para ellos y para sus hijos,

Sin embargo la perfección no existe, y es seguro que los que viven en la ciudad echan de menos la naturaleza, el aire puro, la verdura de la huerta con sabor auténtico, la charla tranquila con los amigos, poder dejar el coche en la puerta de cualquier sitio sin que les multen o ir en bicicleta o andando, los paseos sin prisa por el campo o la playa… Mientras que los que viven en pueblos pequeños anhelan poder ir a un centro comercial lleno de restaurantes y tiendas con las ultimas novedades, tener más oferta cultural , teatros, cursos, museos, cines con peliculas para elegir, y todas esas posibilidades que brinda la capital.

Nuestra intención es tender un puente entre la población rural y urbana, y que no os limitéis a leer nuestras páginas como si de una novela se tratase,; queremos inyectaros una recarga de ilusión, que participéis en actividades, concursos y muchas ideas que os iremos proponiendo en cada número,

Nos dirigimos a personas de diferentes edades, ideas, circunstancias, ilusiones y condición. Pero todas, todas, tenemos algo en común: estamos continuamente, incluso sin darnos cuenta, en busca de la felicidad.

Espero que juntos podamos completar nuestro día a día con aquéllo que más nos falta, buscando alicientes y sueños nuevos que cumplir y, ¿por qué no? ser un poco más felices.

 

Susana Corniero

Directora